Follow by Email

lunes, 16 de abril de 2012


LA CORTE SUPREMA
DEL REINO DE DIOS

EN REFERENCIA AL MATRIMONIO DE:   EL PUEBLO DE DIOS, como Demandante,
versus
EL PRINCIPADO DE BAAL (Incluyendo Baal, la Reina del Cielo, Leviatán), como Demandado. (Oseas 2:16)

DECRETO DE DIVORCIO
Este caso se presenta en audiencia ante el Juez Supremo de la Corte Suprema del Reino de Dios con la petición del Pueblo de Dios requiriendo un Decreto de Divorcio del Principado de Baal, el Demandado en este caso.
La Corte determina los siguientes hechos:
1.       Las afirmaciones del Demandante están completamente probadas:
a.        Que el Demandante entró al matrimonio a través de mentiras y engaños del Demandado, y
b.       Que el Demandante se basó en inducciones fraudulentas e incentivos ofrecidos por  el Demandado, que el Demandado no tenía ni la intención ni la habilidad de otorgar.
2.       El Demandante renuncia a todos y cado uno de los derechos, reclamos, o interés en cualquier posesión adquirida conjuntamente con el Demandado durante este matrimonio; y el Demandante tiene el derecho exclusivo sobre todos los intereses, regalos, posesiones y herencias de su Padre; y el Demandado ha de ser y para siempre ser terminantemente excluido, de ahora y para siempre, del derecho, control y uso de cualquiera de estos regalos, posesiones o herencias.
3.       Que todos los frutos de este matrimonio nacieron muertos o tuvieron viabilidad por un corto período de tiempo y fueron ya sea destruidos por el Demandado o infectados de tal manera por cualquier enfermedad atribuible a la condición del Demandado que no quedó vida alguna en ellos.
4.       El Demandante repudia cualquier y todo reclamo conjunto con el Demandado; y solicita a esta Corte que rompa cualquier relación de cualquier naturaleza con el Demandado como sea y donde sea que se haya dado; asimismo solicita el Demandante que la Corte haga valer el deseo del Demandante  de ser conocido únicamente por el nombre de su Padre.
5.       El Demandante también solicita una orden perdurable de restricción en contra del Demandado para que se mantenga alejado al Demandado de todas las personas y propiedades pertenecientes al Demandante.

LA SENTENCIA
En razón de lo anterior, esta Corte, siendo debidamente enterada de la evidencia interpuesta por el Demandante y en contra del Demandado en todo el material relacionado con la Petición de Divorcio del Demandante, y por medio de este decreto le otorga al Demandante el Divorcio y todas las peticiones presentadas anteriormente.
Que siendo la Orden de esta Corte, de este día en adelante, así será.

EL JUEZ SUPREMO




*Redactado por el Dr. Jerry Mash (Red de Oración Apostólica de Oklahoma)

No hay comentarios:

Publicar un comentario