Follow by Email

martes, 1 de mayo de 2012


“Adoración Total”

Apóstol Marcelino Sojo

En el año 2008 tuve una experiencia impresionante en el Coliseo de Roma que cambio mi vida para siempre. Era el mes de noviembre, había tenido un año de mucho trabajo, unos días antes estuve profetizando en Estocolmo, Suecia con mi esposa; de allí pase por Suiza y llegue a Roma, comenzaba el invierno en Europa. El Coliseo de Roma es un monumento de historias reales, allí miles y miles de creyentes derramaron su sangre por la visión-misión de Dios. En medio de aquel cansancio físico recibí una gran experiencia que me cambio para siempre. Nunca me olvidare de los pensamientos que cruzaron por mi mente antes de llegar al Coliseo de Roma; mi mente me decía: has trabajado mucho. Es propio decir, que para ese año 2008 había viajado más de doscientas treinta mil millas ministrando la pasión y la consolidación de las personas. Me sentía realmente agotado, pero Dios me llevo al coliseo romano y me dio esta gran lección.

Para ese momento cuando llegamos al Coliseo de Roma, estaba lloviendo, el agua estaba fría, tenía fiebre y tosía. Comencé a escuchar a los guías turísticos del Coliseo relatando la historia de los miles y miles de mártires que habían entregado sus vidas por causa de Jesucristo en ese lugar. Los guías describían como los cristianos eran sacrificados por las fieras, algunos fueron prendidos en fuegos y otros ahogados en la parte subterránea del coliseo romano. Viví allí una traslación profética en el tiempo, los ví por el espíritu, vi su carácter, templanza y valentía, estaba pisando suelo manchado con la sangre de creyentes que verdaderamente si habían trabajado de verdad por causa de la visión-misión de Dios. Esos santos predicaban con seriedad, tanto así, que en ese mismo territorio habían sembrados sus vidas, devorados por fieras. Al instante yo me arrodille y me arrepentí. Comprendí que por años hemos sido mal enseñados. No hemos aprendido lo que significa cultura de inmolación por causa de la visión-misión.

Yo lo único que había hecho era viajar en aviones. Predicar en distintas conferencias internacionales, pero en verdad nada se podía comparar a la historia de aquellos cristianos que habían derramado su vida por causa de la visión-misión. En mis propias palabras yo diría que ni 0,0000000000000001 por ciento de lo que vivieron mis hermanos hace más de 2.000 años atrás podría compararse con lo que yo he hecho por la obra de Jesucristo. Me sentí muy triste conmigo mismo por nuestro egoísmo y nuestros falsos pensamientos con respeto al sacrificio que supuestamente estamos haciendo por la obra del Señor.

Yo me arrodille públicamente en aquel lugar. Había miles de turistas y en frente de ellos gemí con todo mi corazón y me propuse vengar la sangre de mis hermanos mártires que sí fueron valientes de verdad. Me di cuenta que no había hecho nada en el reino. Me arrepentí y entré en pacto con mi Dios. Pacté mi vida para e avance de la obra de Cristo. Definitivamente llevare a cabo lo que a Él le agrada. No me opondré a nada de lo que El quiera hacer con mi vida. Reflexione dentro de mi que el que siembra su vida la hallara, pero el que la halla la perderá. Seguiré el ejemplo de rectitud de los primeros santos, eso si es cristianismo genuino que da resultados, no el espíritu mediocre, sin compromiso que vemos en miles hoy.
Valentía de inmolación

La valentía de aquellos primeros cristianos es de admirar. Ellos sufrieron abusos, tribulación, burlas y persecuciones de todo tipo. Lo que enfrentaron los primeros santos no se puede comparar con nada a nuestras pruebas terrenales, ni aún se podría igualar con las cosas más graves que nosotros podamos vivir hoy.

Podemos decir que ellos si lo dieron todo por Cristo porque tenían un pacto de inmolación, su vida física no era más importante que la visión.

Después de esa experiencia que marco mi ministerio, ya para el año siguiente, el 2.009 mis viajes aumentaron prácticamente el doble. El promedio de viajes que realice traducido en millas representa darle la vuelta al mundo 15 veces en un año. Mi respeto, pasión y compromiso por la visión-misión creció pensando que si no hacemos nada ahora entonces ¿cuándo lo vamos hacer? Es aquí y es ahora. Me dedico completamente formar a obreros, ministrar y exhortar a miles, a respetar a las personas que Dios nos da, a tomar seriedad en lo verdadero y que nunca perdamos el enfoque de nuestra asignación. Mi llamado es que todos ganemos y consolidemos con eficacia, sin que se pierda ni uno. No obstante, que quede bien marcado; siento que no he hecho nada, nuestra radicalidad debe empezar aquí y ahora.

“Ninguno de los que me diste se perdió, los guarde en tu nombre”.  S. Juan 17:12
Me siento muy incomodo con el avance que veo en ciertos movimientos anti-cristianos. Lo que me entristece es ver el nivel de fidelidad y de sacrificio a sus ideales aunque erróneos y satánicos, pero ellos son fieles y se sacrifican sin quejarse en lo que se les pida. Llegan hasta dar sus vidas, sus hijos y sus finanzas por causa de su visión, aunque ésta sea plenamente cargada de ignorancia. Es impresionante pero eso es así, es la misma profundidad que tenían los primeros cristianos en arriesgar sus vidas, en el momento de ser devorados por fieras, crucificados, decapitados, ahogados y prendidos en fuego, muchas personas lo hacen por sus creencias aunque cargadas de ignorancia y error mientras millones de creyentes distraídos y desenfocados lejos del el gran llamado que se nos encomendó.

Nosotros los cristianos de hoy, en vez de arriesgar nuestra vida por el nombre de Cristo nos encerramos en medio de la vanidad de la mente mientras el mal avanza y los millones se pierden. Creo que nosotros necesitamos enfrentarnos a la verdad y esta es que debemos ser testigos reales; es caminar en la vida cristiana bajo un pacto de inmolación, es decir, dejar de pensar en nosotros y pensar en el propósito de Dios.

Ya llevo más de treinta años predicando el evangelio, sin embargo, siento en líneas generales que no hemos hecho las cosas bien. Nuestro planteamiento en servir a Dios ha sido tibio y sin compromiso radical. Dios me ha estado procesando. Creo que sin aceptar la necesidad del código de inmolación 1260 es imposible que pueda haber un cambio. El retraso que tenemos es por la falta de compromiso total con el Señor. Nos urge levantar generaciones serias con el propósito de Dios, el mundo necesita la salvación, está cargado de problemas y solo nosotros tenemos la respuesta.

La meta verdadera es que en todas partes del mundo se levanten personas bajo el pacto de inmolación con el código 1260 para la gran invasión del evangelio sobre la tierra de modo que ganemos millones para Dios.

Le recomiendo que no pierda su tiempo con personas que no se quieren comprometer, no corneta ese error. Formemos obreros. Levantemos generaciones que entren en el pacto de inmolación. Si logramos un equipo comprometido, lo que iba a ocurrir en 300 años, téngalo por seguro que lo haremos en 1260 días. Es el tiempo de tomar decisiones. Tenemos que comenzar un planteamiento firme y en humildad pero radical con el fin íntegro en Cristo de alcanza a millones.

“Responda con firmeza al llamado de Dios.
Hágalo con firmeza. Dios le honrará. Es aquí y es ahora”

Revelación profética

Mientras avanzaba en un avión desarrollando estas escrituras puede ver las vestiduras blancas de Jesús que me indicaba su gozo por este libro. Este libro impactará a millones y multitudes volverán a la pasión y al servicio efectivo. Me siento muy agradecido de Dios por todo lo que El ha hecho, es para su gloria. Hoy declaramos usted aprovecha el tiempo de Dios. Ha llegado la hora de la invasión de los santos con el código 1260.

Según las indicaciones del Espíritu Santo la visión es conquistar millones; por lo tanto, por nada debemos parar. Es aquí y es ahora. Dios multiplicará su descendencia. Usted será incontable. Es el tiempo en que veremos convertidos a millones.

El Espíritu del Señor está sobre ti y te ha ungido para que le ministres a millones, libertes a millones, sanes a millones en sus crisis del corazón. Es el tiempo de ver la gloria bendita de nuestro Dios.

Es aquí y es ahora.
TESTIMONIO
Muy querido Apóstol:

Quiero compartirle que, como cada febrero en los últimos años, estuvimos activos en nuestro compromiso de ADORACION CONTINENTAL; en esta oportunidad fuimos parte de una semana continua de adoración, 24/7, desde el domingo 13 hasta el sábado 19 del mes pasado; esto fue iniciativa del Pastor Luis Beltrán, y nosotros en LA CASA nos involucramos activamente.

Dentro de esa semana, desarrollamos una vez más nuestro evento ESENCIA en su versión 2011, entre el 17 y el 19 de febrero, con nuestras acostumbradas 12 HORAS CONTINUAS DE ADORACION en las que involucramos a diversos ministros de alabanza de la ciudad; para el evento mismo, tuvimos la participación de varios pastores en la enseñanza y en los talleres de artes y adoración, y tuvimos como invitados centrales a BOB SORGE, y a JASON UPTON con su grupo de músicos; la palabra dada por Bob Sorge fue de una profundidad notable, y los tiempos con Jason fueron muy especiales.

Tuvimos una asistencia acumulada de cerca de 2000 personas, en un evento que abrimos sin costo de inscripción para contrarrestar lo que a veces parece una especie de "industria de la adoración" en el continente; fue un fin de semana realmente poderoso, lleno de testimonios como estos:

* La noche del viernes 18 de febrero, en uno de los momentos más poderosos de adoración, se presentó un fenómeno atmosférico inexplicable, un arco iris alrededor de la luna; este evento fue notificado por la radio colombiana la mañana siguiente.

* Esa misma noche supimos de un milagro hecho en la ciudad de Alberta, Canadá, donde nos estaban siguiendo vía internet en pantalla gigante, y al orar por los enfermos unas gemelas que solamente oían con ayuda de unos audífonos fueron sanadas.

* En otros momentos hubo muchos sanados, gente liberada, y personas que vía internet testificaron que estando al borde del suicidio se conectaron vía internet y fueron tocados por Dios desistiendo de su idea.

Muchas cosas especiales pasaron ese fin de semana; estamos tratando de convertir ESENCIA en un movimiento (www.movimientoesencia.org), y ya se están programando eventos semejantes en Lima y en San Salvador.

Quería compartirle estas historias, y hacerle saber que seguimos en nuestro compromiso de levantar altares de adoración en el continente que contrarresten lo que los carnavales en las Américas desatan.

Bendiciones.


Pastor Edgardo Peña Arenas

No hay comentarios:

Publicar un comentario